top of page

DE OVEJAS Y LEONES

Más allá de cumplir con las metas y los objetivos establecidos, un líder fuerte crea un impacto duradero en la mentalidad de su gente.



«Temo más a un ejército de cien ovejas liderado por un león que a un ejército de cien leones liderado por una oveja», dijo una vez Charles Maurice de Talleyrand, un relevante personaje político de la historia de Francia de finales del siglo XVIII e inicios del XIX. Y tenía razón, porque un líder fuerte impacta y transforma a las personas que flaquean.


¿Qué es un líder fuerte? ¿Uno que impone su voluntad de forma autoritaria y unilateral, ignorando las opiniones y las necesidades de los demás? ¿El que se centra en su propio éxito o reconocimiento personal? ¿Aquel que se aferra obstinadamente a sus propias ideas o métodos, incapaz de adaptarse a nuevas circunstancias o perspectivas? ¿Una persona insegura, amenazada por la competencia o el talento de los demás? ¿O ese que se distancia de su gente y se mantiene al margen de sus preocupaciones y desafíos; el que prefiere estar en el despacho antes que hacerse presente?


Un líder fuerte lo es por una destreza singular: sabe cómo cambiar la mentalidad y la aptitud de oveja por una mentalidad y aptitud de león. El líder fuerte conduce a las ovejas desde el pasto de la flojera hasta el campo de juego de la determinación. Convierte a ovejas adormecidas y recelosas en leones hambrientos de oportunidades.


La oveja dice por qué, el león dice por qué no. La oveja está a la defensiva, el león está a la ofensiva. La oveja nunca toma partido, el león ocupa una posición. La oveja posiblemente nunca hace nada mal, en cambio el león nunca deja que el miedo imponga sus decisiones.


Para transformar ovejas en leones, un líder fuerte emplea 4 enfoques que le distinguen:


1. Inspiración y visión

Para cambiar la mentalidad de las ovejas, el líder fuerte enciende una visión poderosa, clara y convincente. Pinta un cuadro vívido del futuro, rubricado de certidumbre, al tiempo que muestra el potencial adormecido del rebaño para alcanzar grandes metas.


2. Desarrollo personal y profesional

Un líder fuerte acompaña a los leones en ciernes en su desarrollo personal y profesional. Quiere que se sientan más seguros, resolutivos y capaces de enfrentar retos. Para ello, brinda oportunidades de aprendizaje, capacitación y tutoría.


3. Cultura de alto rendimiento

El líder fuerte establece una cultura de alto rendimiento que esculpe la excelencia y el crecimiento continuo. Eleva los estándares —el listón ha subido, ahora hay nuevos criterios sobre cómo se hacen las cosas y cómo se afrontan los desafíos—, ofrece expectativas claras, reconoce el rendimiento excepcional y ayuda a superar los obstáculos con audacia y resiliencia.


4. Liderazgo por medio del ejemplo 

Un líder fuerte demuestra valentía e integridad. Es perseverante, eleva el ánimo de los futuros leones. Actúa con coraje, suscitando una mentalidad renovada sostenida por valores y principios compartidos.


Estos cuatro focos no son, en ningún caso, un medio legítimo para conseguir algo. El logro será siempre un subproducto del interés genuino por las personas. Trabajamos con ovejas porque deseamos despertar su verdadera identidad de leones.


No hay ningún propósito instrumental. Un líder fuerte tiene un deseo esencial: que las ovejas dejen atrás su identidad pusilánime para revestirse del coraje y el vigor de los leones.


Piénsalo bien: no es tan importante lo que haces, sino por qué lo haces y para quién lo haces.


Cuando un líder fuerte ayuda a otro a levantarse, a rugir ante la vida y a conquistar sus temores, lo que hace es fortalecer la valentía y la determinación, las bolas de demolición que rompen muros y abren el horizonte a un mar de posibilidades.



Comments


bottom of page