top of page

EL PODER DE TUS RAZONES: LA FUENTE DE TU ENERGÍA

Cuando descubres tus motivaciones más profundas y las conectas con tus objetivos, despiertas una fuerza interior imparable. ¡Abraza tus razones y deja que esa energía te impulse hacia el éxito!

La otra mañana, conducía hacia mi despacho. Paré ante un semáforo y, a mi izquierda, pude ver un cartel enorme que recubría la fachada de un edificio de oficinas. Con letras gigantes se leía: «NO ES LO MISMO HACER LO POSIBLE QUE HACERLO POSIBLE». Por unos segundos, me quedé abstraído por el juego de palabras: «¡Las mismas letras, pero sólo se ha suprimido un espacio y el sentido de la expresión ha cambiado completamente!


¿Qué es lo posible para ti? ¿Es lo mismo que para mí? Seguro que no. Lo posible es una cuestión tremendamente subjetiva. El ámbito de la visión personal; la esperanza de un futuro mejor, nos ofrece muestras de ello. Por ejemplo, no es lo mismo decir «tenemos que hacer lo posible por llevar a un hombre a la luna», que «vamos a hacer posible llevar a un hombre a la luna». ¿Cuál de las dos afirmaciones crees que tiene más energía?


En el primer caso, hablamos de buenos deseos. En el segundo caso, de realizaciones. La cuestión tiene que ver con la forma de interpretar los obstáculos del camino: ¿son límites o son meros elementos del paisaje?


Para hacer posible una aspiración grande, no basta con acciones convencionales, comunes. Requiere esfuerzo, sacrificio. Siempre recordaré aquella frase rotunda:

Tus «porqués» deben ser más grandes que tus excusas.

Es decir, tus razones para hacer algo deben ser mayores que cualquier «pero». Por lo tanto, pregúntate: ¿Qué pesa más?: ¿Tu razón para dejar de fumar o tus excusas para continuar fumando? ¿Qué pesa más?: ¿la razón que sostiene tus metas o las palabras con las que te engañas a ti mismo para no hacer nada? Responde: ¿Qué pesa más?


Piénsalo bien: esa razón poderosa que alimentas en tu corazón es tu fuente de inspiración, tu energía. Si no estás conectado con ella, te será imposible superar las dificultades. Podrás recurrir a técnicas automanipulativas, pero solo te servirán para salir del paso.


¡El porqué es la única energía duradera capaz de estimular tu creatividad! ¡El porqué fortalece tus relaciones y da consistencia a tu trabajo! ¡El porqué te levanta del suelo y te empuja! Necesitas un gran porqué que te inspire. Un porqué grande que tiré de ti todas las mañanas. Un porqué capaz de alegrar toda tu vida y llenarla por completo.


Entonces, si tu razón es débil estarás haciendo lo posible, pero si tu razón es poderosa, entonces estarás haciéndolo posible. Estarás con los que saben lo que quieren, con los que eligen, con aquellos que toman opciones claras, con los que no titubean. Estarás junto a los audaces y lejos de los timoratos. Estarás con los que cambian las cosas. ¿Quieres pertenecer a este grupo? Pues empieza a fortalecer tus razones o si no búscate otras... más poderosas.

Commentaires


bottom of page