top of page

CÓMO DEBATIR CON RESULTADOS PRODUCTIVOS

Las claves para superar el miedo a la discrepancia y evitar silencios devastadores.



El conflicto forma parte de la vida. Eludirlo es simplemente un error. Todos vemos la realidad con nuestro particular punto de vista. Otra cosa es que la pelea, la discusión, la controversia sean el modo habitual de solucionar los conflictos. Entonces, sí, tenemos un grave problema que afecta a la salud y a la sostenibilidad de cualquier grupo humano: una familia, un equipo, una organización o una nación entera. ¿Soluciones?



LO QUE NO HAY QUE HACER


Callar. Silencio

Lo cierto es que callarse las cosas conduce al fracaso. Una cultura en la que los miembros de una organización no pueden expresarse libremente es una cultura del miedo. En un entorno así, la gente duda si decir esto o aquello, no sea que esté mal visto, no sea que tenga consecuencias amargas… Además, el miedo favorece la adulación, el peloteo… Un dato: la mayoría de las fusiones o adquisiciones fracasan por falta de transparencia.


Seleccionar perfiles uniformes

Todos los estudios confirman la importancia de la diversidad cognitiva para crear organizaciones inteligentes. No necesitamos un estándar; una especie de traje en el que todos tienen que caber. Al contrario, necesitamos variedad, diferencia, disparidad… Adentrarse en un mundo complejo requiere aproximaciones complementarias.


Consenso

¿Qué es lo que sostiene el intercambio de ideas y puntos de vista? Este es el punto. Si el grupo tiene un deseo genuino de hacer lo correcto, entonces el consenso llegaría como un subproducto. El problema surge cuando la prioridad del debate es la búsqueda del asentimiento al precio que sea.



LA SOLUCIÓN ESTÁ A DOS NIVELES


Mindset

Creer que la sana discrepancia es el sustrato del que emergen ideas brillantes y efectivas.


Capacitación

Enseñemos a nuestra gente a debatir; no para destruir al adversario, no para llevar la razón, no para quedar bien… Hagamos del intercambio de ideas un cauce para crecer y construir.



ALGUNOS TIPS PARA UN DEBATE PRODUCTIVO


Quiénes somos aquí

Somos compañeros y formamos parte de un mismo equipo. Este es el punto de partida. No obstante, en algún caso, convendría dejar claro qué es eso de ser «compañeros» y qué supone formar parte de un «equipo». No hay que dar nada por supuesto.


Cuál es nuestro objetivo

Aquí hay que distinguir los objetivos sobre el proceso de los objetivos sobre el resultado. Detengámonos en el proceso. Estas son las instrucciones: (1) todas las ideas son bienvenidas, (2) da lo mismo de donde vengan; (3) gana el equipo, no gana una persona concreta.


Cómo evitar malentendidos

(1) Centremos el debate en las evidencias y dejemos a un lado las interpretaciones subjetivas o los juicios sobre las intenciones de los demás: nada de ataques personales. (2) Evitemos tácticas retóricas de manipulación —esto es todo un tema aparte—. (3) Si el debate sale de la cuestión, hay que volver a introducirlo.


Cómo gestionar la opinión ajena

(1) Con una mentalidad abierta —open mind—: curiosidad y respeto por las ideas de los demás; es decir, ser «intelectualmente humildes». (2) No tomarse las ideas discrepantes como un ataque personal —esto es otro asunto de calado—.


En definitiva, en un debate constructivo hay que combatir a dos villanos: la demagogia emotivista y la falta de consideración. Conducir las conversaciones por el cauce de la racionalidad y el respeto es siempre una apuesta segura.

Comentarios


bottom of page